Saltar al contenido

¡Adoptados! Un sueño hecho realidad

Pues sí queridos seguidores gatúnidos:

los cuatro peques que estaban en adopción, ¡tienen casa!

George

Orville y Pepa

Zora

Tres familias adorables, con responsabilidad y amantes de los animales les han dado cobijo. Primero fue Orville que fue a una casa con dos hermanos gatúnidos y humanos expertos en cuidado de gatos. Luego se fueron Pepa y George juntos a llenar de alegría un piso en Barcelona donde viven rodeados de amor y cuidados.

A principios de esta semana, Zora (que resultó ser gato y no gata) también se mudó a su nuevo hogar donde compartirá juegos gatúnidos con Cordills y recibirá el amor de sus humanos.

Somos muy felices. Cuatro gatetes que han podido salir de la calle y entrar en la vida de los gatos domésticos.  Además, todos ellos con hermanos gatúnidos. Ni en nuestros mejores sueños hubieramos pensado que estos cuatro encantadores seres tendrían esta suerte. No hay palabras para agradecer a sus adoptantes su compromiso.

Ahora ya, solo nos queda cuidar a su madre, Adolfita, que siendo salvaje, poco margen para la adopción tiene. No obstante, no la vamos a abandonar. Esta semana, visitará por fn el veterinario para que pueda ser esterilizada y reciba unos cuidados mínimos que merece. Ha sido muy buena madre y nos ha dejado cuidar de ella y de sus bebés.

Cuando vuelva del veterinario, será libre, podrá volver al barrio pero siempre tendrá un plato de comida en el jardín. Y ella lo sabe. Si algún día se deja, podra ir a un refugio pero no la vamos a obligar. No sé quién la abandonó, quién la ató con una cuerda de tender la ropa (que aún lleva en el cuello). Pero ese alguien, no se merecía a esa gata. Y ella tampoco merecía vivir en la calle. Si no le hubieran hecho esto, hoy podríamos intentar que Adolfita encontrara un hogar y que su vida fuera más facil.

Pero ella  ahora quiere salir ya de su confinamiento. Quiere volver a callejear por el barrio y unirse a la pequeña colonia que lo habita. Es una gata esquiva pero muy buena gente. No la vamos a retener más. Lo ha dado todo con sus peques y se ha dejado cuidar todo este tiempo. Nos ha respetado y jamás ha tenido un mal gesto con nosotros.

Pero antes de devolverle la libertad, queremos asegurarnos de que su salud es la correcta y esterilizarla para evitar problemas futuros. Esperamos que siga considerando nuestro jardín parte de su hogar y así sabremos que está bien y podremos monitorizar su salud.

Ánimo, pequeña. Ya falta poco. Has sido una gran madre. Viniste a nuestro jardín a dar a luz y en cierto sentido nos escogiste. Con ello, has conseguido que todos tus hijos tengan un futuro, amor y cuidados. Además creo que, de algún modo, lo sabes.

¡Eres una crack!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *